30.7.09

Nido Vacío


Porque toca, porque es ley de vida, porque el tiempo pasa y a ellos les llega el momento de tomar sus decisiones, por más que a nosotros nos parezcan equivocadas – o nos parecen equivocadas porque no podemos ser objetivos.

Porque llega día en que ya son adultos o están cerca de serlo y nosotros nos empezamos a sentir viejos, dispensables, lejanos y hasta un poco egoístas.

Porque duele ver la maleta que han sacado para llevarse sus cosas y nosotros no sabemos cuándo los volveremos a ver o si los volveremos a ver.

Por eso y por sentir un poco de envidia al no ser nosotros los que sacamos nuestras maletas para irnos a empezar de nuevo nuestras vidas, es que se nos sale una lagrima que en seguida escondemos para no hacerles sentir mal o manipulados.

Y entonces me escondo en el baño para llorar el tiempo que ha llegado y la impotencia de no poder echar atrás el reloj.

6 comentarios:

Ophir Alviárez dijo...

Dentro de sus acepciones nido es también principio o fundamento de "algo" y por tanto a él siempre se vuelve y aquí habla la hija que a pesar de distancias, sigue necesitando a veces el acurrucadito bajo las dos alas

Se vale llorar tantas veces...

Un beso!

OA

raga dijo...

ya decía yo que no lo estabas alquilando!!

snif

dos besos!

Maria D. Torres dijo...

Gracias Ophir. Espero que estos también sientan esa necesidad de vez en cuando, pero recuerda que los varones son diferentes a las hembras y yo no tengo una como la de "Agua para Chocolate" para echarle la vaina encima.

Ruth, créeme que lo alquilo, todavía. Es meas, ahora lo dejo más barato. Porque ese se queda.
Además tu sabes que nosotras las mujeres somos la contradicción con patas. Lloramos porque se van, lloramos porque se quedan. Así somos!

Besos a las dos

Waiting for Godot dijo...

No debe ser nada facil. Un beso.

Isa dijo...

Entonces apuré la lectura porque me estaban quebrando tus líneas, y fue vana la resistencia. Con fervor sigo regresando a él y, ahora lo he copiado y, lo guardo y, dejo la huella" visible" de mis visitas. Te brazo fuerte y sin prisas querida María. Isa

Elvira Rebollo dijo...

Muy bonita entrada, curiosamente acabo de escribir en mi blog un relato desde el otro punto de vista: el de la asfixia de una hija en casa de sus padres.
Tema complicado.
Saludos!
Elvira.