12.7.09

Fósil Comunicacional


Escarbando en las ruinas de mi pasado familiar, he dado con este fósil antecesor de las computadoras, los celulares y los mensajes de Blackberry.
Se llamaban telegramas y era lo que utilizaban nuestros no muy lejanos tíos y abuelos para dejarle saber a su familia si estaban bien, dónde estaban y dónde pasarían la noche.
Su madre, mi bisabuela, guardó todos los "mensajes de texto ancestrales" en un álbum de recuerdos.
Ahí no había excusas como "mandé el mensaje, no sé por qué no te llego", "me quedé sin pila", "me quedé sin saldo", "me robaron el celular", "no había internet en el cuarto"...

3 comentarios:

Aquelarre Anónimo dijo...

Te invitamos a nuestra casa nueva

Rosa dijo...

a pues mija se te calló la cédula, se vé que ya pasas de los 50

La Gata Insomne dijo...

Qué maravilla eso de tener a alguien archivando recuerdos