26.3.08

Lectores lejanos


Hace días, o semanas, que no escribo nada. Parte por falta de tiempo, parte por falta de algo interesante o divertido que contar.
Hoy, después de leer algunos blogs que frecuento, se me ocurrió entrar a ver el mapa de personas que entran a leer este blog y mi sorpresa fue enorme al ver tantos puntitos rojos esparcidos por casi todo el mundo.
Y entonces me entró una curiosidad gigantesca. Quién entra en mi blog desde Africa, o desde la India, o Japón? Estados Unidos está lleno de puntitos y conozco a pocas personas allí.
Me encantaría asomarme por un telescopio y ver a las personas que abren este blog para saber qué cara ponen cuando leen, y qué es lo que leen.
Inmenso el alcance de esta herramienta virtual. Tan cerca y tan lejos de personas que lo más seguro es que nunca conoceré.
La verdad es que hizo que me sintiera importante por un momento. Y eso me gustó, porque aquí en casa, en mi día normal de trabajo, en mi relación con mis hijos -unicos seres con los que convivo en este momento- lo que menos me siento es importante.
Me alegra que haya personas que encuentran algo entretenido entre los improperios que escribo. Ya con eso puedo casi que decir que cumplí una de las cosas en la lista del tobo (Bucket List): Escribir un libro (o un blog, pues) que llegue a muchos lugares del mundo donde haya personas a quienes pueda regalar una sonrisa con las burlas que suelo hacer sobre mí misma.
Esta noche dormire con una sonrisa pegada. Ahora me falta componer una canción, subir al Everest, viajar a lugares que no conozco y regresar a los que más me gustan y, lo más importante, ver a mi país al menos comenzar a salir del foso donde se halla metido.