26.10.07

Dime mentiras... mil veces


Dicen que las mentiras que se repiten mil veces, se convierten en verdades.
Hoy necesito alguien que me mienta mil veces o más. Las veces que sea necesario.
Que me diga que todo va a estar bien, que Venezuela va a salir de esto para convertirse en el mejor lugar del mundo para vivir. Un lugar donde todos tenemos trabajo, un lugar en el que podemos caminar por la calle sin miedo, un lugar donde podemos pensar y opinar lo que nos provoque y decirlo, sin faltarle el respeto a nadie, pero sin miedo a que nos cosan la boca.
Quiero alguien que me diga que puedo dormir tranquila cuando mis hijos están en la calle porque van a llegar a casa sanos y salvos .
Que mañana puedo decidir ahorrar para comprar un aire acondicionado, remodelar la cocina y comprar un carrito para mi hijo menor, y que con esfuerzo y trabajo podré hacerlo dentro de algunos meses.
Quiero que me digan que podré ir de vacaciones y conocer lugares que no conozco, que mis padres pasarán sus últimos años sin angustias, que mis hijos querrán quedarse en el país cuando se gradúen porque aquí se vive mejor que en cualquier otro lugar del mundo.
Quiero que me digan que después de éste, vendrá un gobierno que sí aprovechará la riqueza del petroleo para mejorar la vida de los que no tienen nada. Que hará un sistema de transporte público limpio y organizado que nos permitirá usar el carro solamente los fines de semana y movernos sin tapujos en autobuses y metros. Que las calles serán transitables, sin trancas descomunales y huecos como trincheras. Que todos nuestros niños y jóvenes recibirán una educación de calidad y que no llegaran a la universidad sin saber distinguir un sujeto de un predicado o sabiendo que la luna no tiene luz propia sino que refleja la luz del sol. Que todos los ancianos serán atendidos de la mejor manera posible y sin costos impagables.
Quiero que me digan que mis nietos nacerán aquí, que mis hijos me los traerán a casa los domingos para verlos crecer sanos y sin miedo a ser secuestrados.
Quiero que me aseguren que podremos ir vestidos de cualquier color por la calle sin temor a que alguien nos lance una botella. Que podremos darnos la mano y compartir un café aunque pensemos distinto y podamos, con el café con leche comernos un revoltillo, (porque siempre hay huevos), mientras nos explicamos por qué pensamos como pensamos.
Quiero que me prometan que todavía hay tiempo para ver esto hecho realidad antes de morirnos de viejos o de depresión y angustia.
Porque quiero pensar en otra cosa que no sea la vida que estamos llevando. Que no estamos viviendo sino sobreviviendo. Quiero pensar que puedo vivir aquí porque no quiero estar en ningún otro lugar. Pero que puedo vivir sin sentirme enferma, sin antidepresivos ni pastillas para la ansiedad que me roba el sueño.
Miéntanme por favor, pero miéntanme mil veces, cien mil veces, o las veces que sea necesario para que las mentiras se hagan realidades, o al menos para que yo me las crea y pueda tener ganas de seguir viviendo en mi país... de seguir viviendo... o de empezar a dejar de sobrevivir para volver a vivir.

15.10.07

ARTICULO 666 - Mi aporte a la Reforma


Como veo que la reforma a la constitución ha tomado en cuenta la opinión y sugerencias de la gran mayoría de los venezolanos (¿cuáles?), y después de haberme estudiado la constitución vigente (1999) de principio a fin, así como también haberme leído, revisado y aprendido de memoria todas las reformas propuestas por el presidente (que se sepan 33), más las que este fin de semana tuvieron a bien incorporar nuestros eficientes miembros de la asamblea (que creo que van como por 25, o por ahí andaba la cosa hace 5 minutos), he decidido que como ciudadana con derecho a la participación popular, también tengo derecho a promover una reforma.
Bueno, en este caso no es una reforma, sería más bien una añadidura, un artículo nuevo.
Un artículo que dé más que hablar que el del estado de "ESECCión", como bien pronuncian nuestros letrados funcionarios.
El artículo 666 (los que van del 250 al 666 que los inventen otros, pero a mí me gusta el número 666 para mi artículo)
Esta nueva ley diría algo más o menos así... y aquí no se fijen en la forma, que luego esa me la corregirá algún abogado -probablemente rojito-, sólo miren el contenido que a la hora de la verdad es lo que importa.


ARTICULO 666

Queda establecido en esta disposición que al mismísimo momento de la muerte del primer presidente vitalicio de Venezuela, el mesmo que redacto, aprobó, refrendó, se pagó y se dió el vuelto y firmó la entrada en vigencia de esta nueva constitución del 2007-2008, sea esta muerte por vejez, enfermedad, asesinato, suicidio o todas las anteriores juntas y a la misma vez, serán inmediatamente exhumados y removidos del Panteón Nacional los restos de Bolívar (Simón) - lo que se haga con ellos dependerá de lo que quieran sus sobrevivientes y serán disposiciones transitorias- para dar paz a los restos del mesmo en el lugar que se merece. En reconocimiento a su extensa labor como libertador de los oprimidos y exterminador de los oligarcas, se pondrá una placa sobre su tumba donde dirá, en letras de oro pulido:

"AQUI YACE BOLIVAR FUERTE"

Y allí quedaran por siempre, venga quien venga después, a menos claro está que el que venga después sea su hijo, por haberse constituido Venezuela para ese momento en una monarquía, en cuyo caso, el hijo será enterrado debajo del padre de la quinta y última patria, sin derecho a obituario alguno.

Espero que dé tiempo de que le pasen el papelito a Cilia antes de que termine la reunión en el Teresa Carreño porque como nos hemos dado cuenta, esos parlamentarios trabajan rapidito cuando se trata de cosas menores como lo es la reforma a la constitución.

OJO, los derechos de autor intelectual SI COMERCIAL de esta idea, ya tiene la patente registrada en 3 centrales del poder popular de la caña de azúcar en el municipio la Habana de la República Bolicubana. Puedo negociar estos derechos si me mandan a alguien con un maletín que contenga algo que valga la pena (unos cuantos cartones de cigarros y un par de botellas de whisky?)

11.10.07

Ahora los Hermanos Chang decidieron hacerle la competencia a los médicos de Barrio Adentro.

Vayan tomando su numerito para ser atendidos y mientras les llega el turno pueden ir leyendo los diversos textos sobre enfermedades, especialistas, enfermeras, enfermeros y el vademécum cubano-iraní. Cualquier denuncia por malpraxis diríjala al Defensor del Pueblo o al Fiscal antes de que se vaya a la Gran Sabana a aplastar los tepuyes con su poesía.

CONSULTORIO MÉDICO

DE LOS

HERMANOS CHANG

y vayan a conocer el Conductor de la Ambulancia que vino a verme ayer para que vean que no siempre el que cura es el médico.

9.10.07

Quiero llorar sin parar...


... pero las lágrimas no me salen como antes.
Quiero llorar gritando, sollozando, ahogándome entre gemidos,
como un bebé hambriento o con dolor de panza.
Quiero quedarme dormida después de botar todas las lágrimas contenidas.
No resolverá nada afuera, pero al menos me quitaría un mar que me ahoga por dentro.
Y después de llorar todo lo que pueda, quiero dormirme en los brazos de una madre que me arrulle y me acune contra su pecho. Quiero oír la voz de mi padre diciéndo que todo va a estar bien.
Quiero ser chiquita para llorar y que me consuelen, para que alguien busque las causas de mis lágrimas para remediarlas.
Quiero llorar la vida en Caracas, el tráfico, la delicuencia, la inseguridad, el miedo, mi país.
Quiero llorar la angustia por los hijos y por mi misma. Quiero llorar la rabia y, por qué no, actuarla sin hacer daño a nadie. Como la pataleta de un niño. Tirar todos mis juguetes al piso, romper algunos. Gritar.
Quiero desahogar todo ese líquido corrosivo que llevo por dentro y que hace tiempo no sale a cantaros. Ahogarme en el llanto para despertar mañana diciendo que me siento mucho mejor.

1.10.07

Muerte Lenta


Muere lentamente quien no viaja, quien no lee, quien no oye música, quien no encuentra gracia en sí mismo.
Muere lentamente quien destruye su amor propio, quien no se deja ayudar. Muere lentamente quien se transforma en esclavo del hábito repitiendo todos los días los mismos trayectos, quien no cambia de marca, no se atreve a cambiar el color de su vestimenta o bien no conversa con quien no conoce.
Muere lentamente quien evita una pasión y su remolino de emociones, justamente estas que regresan el brillo a los ojos y restauran los corazones destrozados.
Muere lentamente quien no gira el volante cuando esta infeliz con su trabajo, o su amor, quien no arriesga lo cierto ni lo incierto para ir detrás de un sueño quien no se permite, ni siquiera una vez en su vida, huir de los consejos sensatos...
¡Vive hoy! ¡Arriesga hoy! ¡Hazlo hoy! ¡No te dejes morir lentamente! ¡NO TE IMPIDAS SER FELIZ

Anónimo