21.2.07

Así Somos


"Toda satisfacción, o lo que comúnmente se llama felicidad, es, por su naturaleza, siempre negativa, nunca positiva. No es algo que exista por sí mismo, sino la satisfacción de un deseo, pues la condición primera de todo goce es desearle, tener necesidad de alguna cosa. Más con la satisfacción desaparece el deseo y por lo tanto cesa la condición del placer y el placer mismo. De aquí que la satisfacción o felicidad no pueda ser nunca más que la supresión de un dolor, de una necesidad"

Arthur Schopenhauer


14 comentarios:

La Gata Insomne dijo...

Ahora si es verdad que te perdimos!!!!
búscate otra "cita citable" mira que ese señor que te quitó 15 minutos para escribir su nombre, fue el que dijo que las mujeres... esa estupidez de pelo largo e ideas cortas!!! Y tú que lo tienes corto!!! te quedas sin nada

Y después andas diciendo que mi poesía o cómo se llame lo que escribo es intenso y pesimista!!!!

Zapatea pa otro lado!!!!
y si no quieres a Richard, yo lo alojo aquí!!!! y cuando se me acabe el deseo, pués ya llegará otro, si no fuera así nos quedabamos en El Paraiso!!!!!!!

Perdona, pero esto de dejarme el pelo lango me está haciendo crecer la sesera!!!

Anónimo dijo...

Bueno Gata, habemos los y las inconformes por naturaleza.
Que Schopenhauer haya sido un machista de lo último, no quita que, al menos en este párrafo, haya sabido describirnos a muchos.
Debe ser que a MD se le pasó la satisfacción de ayer cuando el Gere le pidió matrimonio (desapareció el deseo).
Así somos los seres humanos, a veces creemos que deseamos algo y cuando se nos cumple, deseamos no haberlo deseado. Incongruentes.

Cinzia Ricciuti dijo...

Schopenhauer no me gusta porque puso a la voluntad y al deseo fuera del individuo.
No nos deja capacidad de decision y nos vuelve simples seres capaces de nada.
De todos modos debo reconocer que este senor sirve para noches en las que se siente que ya nada depende de nosotros.
Tambien eso es posible y valido..digo...sentirse asi a veces...
Besos

araña dijo...

Estoy de acuerdo con anónimo. Nunca había leído a A.S.-para ahorrarme lo del apellido, pero esta cita es muy cierta. ¿Acaso no es el hombre cazador por naturaleza? ¿Acaso no tenían razón nuestras abuelas cuando nos decían que si le dábamos "aquello" al pretendiente, después de iba a largar buscando metas más difíciles? Hoy te operas las tetas y luego no estás contenta con la barbilla. Nos hemos convertido en eternos buscadores insatisfechos. Por eso el mundo anda patas arriba.
He dicho.

carolina dijo...

Amiga
Le presto mi librito de cabecera, Siddhārtha Gautama,el Buda. Que dice que la causa de toda insatisfacción y sufrimiento esta en el "Deseo", el Anhelo y el Aferrarse a las cosas y personas. La lección dice:Cada mañana mirese al espejo y repita: Aquí y ahora, Aquí y ahora..absoluto presente.Uuuuuyyyy dificil no!

Isabel dijo...

Marìa, entre esos ratos que guardo para el solaz y el deleite, está tu blog. Llego como siempre vestida de ganas y curiosidad y con la certeza de conseguir esos pedazos de alma e integridad con los que lo nutres. ¡Ay Marìa Doloressss! conseguirme con esta gragea. ¡Nos fuimos de schopenhauerismo! ¿Cómo es eso? A esta hora, bajo los efectos de la budesonida y el salbutamol no alcanzo ni a preguntarme ¿con qué me como esto? En asombro va el “delit” del encuentro. Y sí, es así: “Después del grito, el silencio”. Abrazo grande, Isa

Eva dijo...

UUUYYY Maria: esta pobre ama de casa, se perdio con los guantes de fregar el
baño en una mano, leyendo tantos nombres noreuropeos y términos médicos,
psicológicos filosóficos. Solo espero que con suerte una noche de estas
vuelvas a soñar, esta vez con George Clooney y no ofreciéndote matrimonio,
si no sexo salvaje......pero nos lo cuentas todo vale?!

MDTorres dijo...

Bueno, bueno, si algo tiene el Sr. Schopenhauer es que fomenta todo tipo de respuestas. Primero quisiera aclarar algo, este fragmento lo leímos en una de las reuniones de "cultura a juro" con nuestra tía (la mía, la de la Gata, la de la Lavandera, la de la Abeja y de otros que andan por ahí) quien es fiel defensora de la mujer y optimista por naturaleza. Nos dejó pensando mucho.

Gata, tú que eres jungniana, sabes que para hacer reír tanto a la gente, también hay que hacerla llorar. No existe la luz sin la sombra. Al menos para mí que no conozco todavía los grises medios. Aunque a veces me gustaría disfrutarlos, todavía no lo logro. ¿Será el ADD, las hormonas o la chequera con pocos fondos?

Anónimo, estoy de acuerdo contigo en que al menos la mayoría de los seres humanos (no iluminados) somos unos inconformes sin remedio. Como siempre digo, los que tienen el pelo liso sueñan con tenerlo rizado, y viceversa. Y eso es sólo un ejemplo a muy baja escala.

Cinzia: A veces la voluntad y el deseo están dentro del individuo. Pero hay otras veces, cuando el afuera es tan contundente, que de poco vale el deseo interno. ¿O me vas a decir que en las circunstancias en las que vive nuestro país en este momento deja mucho a la capacidad de decisión? Todas las mañanas me levanto con la decisión de salir a la calle sin miedo. En cuanto leo el primer periódico, se me caen las ínfulas de valentía. Ayer me sentía así. Hoy vamos a ver cómo se desarrolla el día.

Araña, para ti lo mismo que para Anónimo. Buen ejemplo el de la cirugía plástica. Y como ese hay muchos más. El problema sigue siendo que buscamos afuera la satisfacción y allí no la vamos a encontrar ni que llegue Richard con las extensiones de tarjetas de crédito.

Carolina: Lo que dice Buda (y Chopra, y Cristo y todos los demás que dicen lo mismo con distintas palabras, me lo sé al dedillo). También tengo muchos libros así en mi mesa de noche, además de un rosario zen. Como bien dices, del dicho al hecho hay un gran trecho. Sigo luchando por el aquí y ahora, aunque a veces ese aquí y ese ahora dan susto.

Isabel, como bien dices, después del grito, el silencio. Luego vendrá otro grito, otra risa, otra lágrima. Así vamos avanzando y viviendo. !Nada es plano!

Eva, no te preocupes, que pasado mañana, cuando se me pase el schopenhauerismo, me encuentro con Clooney y se los cuento todo!

Gracias a tod@s por la visita!

PD. Schopenhauer me agarra desprevenida cuando me llegan las cuentas por pagar, todas a la vez.

Arcangel Vulcano dijo...

Pienso que la felicidad viene a ser un estado de ánimo, una disposición de nuestro espíritu, más bien un conjunto de circunstancias en que nos vemos situados en la vida. Diríamos, pues que la dicha es una actitud mental, un sentimiento de paz, una serie de momentos placenteros, cuya ocurrencia depende en gran medida de nosostros mismos. Cuanto más a menudo recurren en nuestra vida estos momentos placenteros, tanto mejor cimentada está nuestra felicidad. Hasta podemos llegar a tener el hábito de ser felices.

No se puede recalcar demasiado la importancia de las cosas pequeñas y de la actitud mental en la felicidad. Pero es necesario ponerse en guardia contra las tendencias a hacer del placer el criterio único de lo que es felicidad. Porque puede haber placeres malos, que no contribuyen a hacernos felices. Puede haber distorciones del juicio y hasta de las emociones.

Algunas personas, al pensar en la dicha, se forman la idea de algo muy fugaz. En cierto modo lo es.La vida es una sucesión de momentos, y en cada uno de esos momentos las circunstancias influyen en nuestras emociones para hacer que nos sintamos felices o desgraciados. No podemos evitar esta influencia, pero su efecto depende en gran parte de nuestra voluntad, de la actitud mental que asumamos frente a cada circunstancia.

Los momentos fugaces de felicidad pueden ser la mayoría o la minoría en nuestra vida, según sea la manera en que nuestro espíritu encauce las emociones en sus reacciones a las circunstancias. Además, muchas veces las circunstancias mismas pueden ser provocadas por la actitud mental, y de acuerdo a lo que sea ésta serán las circunstancias, tendientes a la felicidad o la desgracia.En la felicidad hay placer físico, tanto como intelectual y emotivo.

Pienso que ser feliz es estar tan bien como se pueda estar y saber reconocerlo.

San Pablo nos habló de el cuerpo, el espíritu y el alma; los modernos nos hablan del cuerpo, de la mente y de las emociones.

Pienso que nadie que espera que los otros le hagan feliz lo será jamás. Pero sí lo será cuando procure hacer felices a los otros.No hay paradoja en eso. El deseo de hacer a otros felices, si es sincero, no puede arrancar sino del amor. Y quien tiene amor ya es feliz. La mayor fuente de desgracias, por ejemplo conyugales, estriba en la incomprensión tan general de estas leyes de la vida.Decir eso no es pecar de romántico, es la realidad.

Un gran saludo.

MDTorres dijo...

Qué bonito, Arcangel. Y que cierto.
GRacias

José M. Ramírez dijo...

Pues yo (a nadie puede extrañar, creo) profeso una profunda admiración por Schopenhauer. Nadie ha escrito sobre el amor como él lo hizo en "El amor, las mujeres y la muerte":

"Si el espíritu de la especie, que dirige a dos amantes sin que lo sepan, pudiese hablar por su boca y expresar ideas claras en vez de manifestarse por medio de sentimientos instintivos, la elevada poesía de tal diálogo amatorio, que en el actual lenguaje sólo habla con imágenes novelescas y parábolas ideales de aspiraciones infinitas, de presentimientos de una voluptuosidad sin límites, de felicidad inefable, de fidelidad eterna, etc., se manifestaría en la siguiente forma:

DAFNIS.-Quisiera regalar un individuo a la generación futura, y creo que tú podrías darle lo que a mí me falta.
CLOE.-Tengo la misma intención, y creo que tú podrías darle lo que yo no tengo. ¡Vamos a ver un momento qué le damos!...
DAFNIS.-Yo le doy elevada estatura y fuerza muscular: tú no tienes ni una ni otra.
CLOE.- Yo le doy bellas formas y menudos pies: tú no tienes ni éstos ni aquellas.
DAFNIS.-Yo le doy fina piel blanca, que tú no tienes.
CLOE.-Yo le doy cabellos negros y ojos negros: tú eres rubio.
DAFNIS.-Yo le doy nariz aguileña.
CLOE.-Yo le doy boca chiquita.
DAFNIS.-Yo le doy valentía y bondad, que no podrían venirle de ti.
CLOE.-Yo le doy hermosa frente, ingenio e inteligencia, que no podrían venirle de ti.
DAFNIS.-Talle derecho, bella dentadura, salud sólida: he aquí lo que recibe de nosotros dos. Realmente, los dos juntos podremos dotar de perfecciones al futuro individuo; por eso te deseo más que a ninguna otra mujer.
CLOE.-Y yo también te deseo.
"

MD, gracias.

Ophir Alviárez dijo...

Después de los argumentados comentarios de Arcangel y de José poco que agregar, excepto que lamento no formar parte de las estadísticas y desear al seguir haciéndolo.

;)

OA

MDTorres dijo...

Cuando puse aquí el extracto de Schopenhauer, no lo hice con la intención de referirme solamente al DESEO en el amor.
Deseos hay de todo tipo y no me van a venir a decir que hay alguien que no desee algo!
Nunca he conocido a una persona que se mantenga más allá de los deseos.
Un ejemplo: Tenemos un hijo enfermo de gravedad, DESEAMOS que se cure. Somos INFELICES si nos dicen que es terminal.
Si tenemos un hijo sano, ese deseo no existe. Claro, deberíamos ser agradecidos y felices por su salud, pero la gran mayoría de los seres humanos vivimos como lo define S. en este párrafo. ¿O no?
Yo me confieso un ser humano a quien le falta mucho para llegar el desapego. Me acuerdo de Dios generalmente cuando deseo algo.
Mea culpa!

Arcangel Vulcano dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.